3 razones para dejar de ponerte tantas metas

Todos tenemos metas. Déjame reformular eso. Todos necesitar metas. Las metas son lo que nos saca de la cama por la mañana en los días en los que solo queremos dormir. Nos dan esperanza, nos mantienen en marcha, nos brindan propósito. Ya sea en CrossFit, en su carrera o en su vida personal, los objetivos claramente establecidos sirven como elementos básicos que lo ayudan a progresar en su campo respectivo. Pero no todo son rosas. A veces, nuestra propia ambición puede obstaculizar nuestro desarrollo como atletas e individuos. Al asignarte continuamente múltiples objetivos, es posible que, sin saberlo, te estés enviando a ti mismo por un camino hacia el fracaso. Aquí hay 3 razones por las que deberías dejar de ponerte tantas metas.

1. Daño de múltiples goles

tu enfoque
Seguro que tienes muchos objetivos dentro de CrossFit. Conseguir un muscle-up, clavar doble-unders, un arranque de peso corporal, un Fran de menos de 3 minutos: la lista es interminable. De hecho, es imposible no tener múltiples objetivos dentro de CrossFit, porque como atleta estás constantemente desarrollándote y poniendo el listón más alto. Los desafíos nunca dejarán de llegar.

Por lo tanto, el truco es no extenderse tratando de darle a cada objetivo una pequeña porción de su enfoque. ¿Cómo crecerás como atleta si solo puedes pasar 20 minutos a la semana trabajando en una de tus cinco metas separadas?

¿No tiene más sentido dedicar una o dos horas a la semana a ser competente en una sola tarea antes de pasar a la siguiente? Cuando tienes un único objetivo en tu cabeza, puedes enfocar tu atención en él como un láser. Cuando logre dicho objetivo, puede pasar al siguiente con una mente libre de estrés. Este método de trabajar específicamente a través de un conjunto de objetivos, uno tras otro, toca el concepto de periodización en el entrenamiento. El término ‘periodización’, en pocas palabras, es la segmentación del entrenamiento en bloques de tiempo que permiten cierto grado de énfasis en ciertos rasgos sobre otros (periodización en bloque). La periodización gira en torno al calendario competitivo del atleta para que él o ella esté en un pico competitivo para la competencia. Los atletas y entrenadores que utilizan la periodización dentro de su entrenamiento pueden estructurar el programa en torno a un objetivo principal, mientras llenan los «vacíos» con un entrenamiento más aleatorio (¡pero inteligente!) que tiene en cuenta los objetivos secundarios. Entonces, si su objetivo principal fuera fortalecerse, implementaría un programa de fuerza estructurado en su entrenamiento. Esto se acompañaría de entrenamientos metabólicos que variarán continuamente, pero no serán tan aleatorios como para interferir con su entrenamiento de fuerza. Por lo tanto, la programación de objetivos secundarios debe buscar resaltar los ejercicios o elementos que son una debilidad particular para usted dentro de los WOD de CrossFit reales. Una vez que estas debilidades se mejoren lo suficiente, puede pasar al siguiente elemento que necesita trabajo.

2. Cuando tienes una larga lista de objetivos

tiende a elegir la opción más fácil, no la más importante
Otro problema de tener múltiples objetivos es que un atleta generalmente se concentrará en el que sea más fácil de alcanzar. Pero, ¿y si el objetivo que requiere más esfuerzo es también el más importante para el atleta? Digamos que un atleta quería trabajar en sus levantamientos olímpicos, con tres objetivos específicos de desarrollar su fuerza, flexibilidad y velocidad. Por el bien de los argumentos, este atleta en particular tiene una base sólida de fuerza que solo necesita un pequeño impulso adicional. En otras palabras, no se necesita hacer mucho trabajo en este departamento. Pero debido a que él o ella sabe que tiene tres metas, las cuales requieren cierto nivel de trabajo, la opción más fácil es ceñirse a la meta que puede lograr rápidamente. Desafortunadamente para este atleta, carecen de velocidad y flexibilidad, dos pilares cruciales del levantamiento de pesas olímpico. Al decidir quedarse con la opción ‘fácil’ y trabajar en la fuerza, el atleta ha ignorado las áreas en las que debería haber estado trabajando y, como resultado, su rendimiento se verá afectado.

Una manera fácil de remediar tal situación es dar un paso atrás y analizarte honestamente, o pedirle a alguien que lo haga por ti. ¿Dónde necesitas más trabajo? ¿Dónde está el mayor agujero en tu forma física? ¿Cómo su desarrollo puede beneficiar sus capacidades atléticas? Con la ayuda de su entrenador, puede reducir una larga lista de objetivos a uno o dos cruciales que pueden tener el mayor impacto en su progreso como CrossFitter.

3. Alcanzar metas requiere romper viejos hábitos

No se le pueden enseñar nuevos trucos a un perro viejo, o eso dice el refrán. Seamos honestos: romper hábitos es duro. Si está acostumbrado a acostarse y despertarse a cierta hora, puede ser una gran lucha cambiar repentinamente su rutina y despertarse una hora antes, peor aún si luego tiene que ir a hacer ejercicio. Y todos sabemos lo difícil que es corregir la más mínima irregularidad cuando se trata de trabajar en nuestros levantamientos olímpicos o flexibilidad. Años de hacer algo y moverse de cierta manera han formado hábitos y, a menudo, es necesario romperlos para alcanzar los hitos que nos fijamos. Pero para reiterar: romper hábitos es difícil. Entonces, si está tratando de lograr múltiples objetivos a la vez, es probable que también esté tratando de romper múltiples hábitos a la vez. Esta es una receta para el desastre. Hay otro dicho famoso que es apropiado en una situación así: «Trabaja de manera más inteligente, no más difícil».

Se necesita tiempo para salir de un patrón y desarrollar una nueva rutina, pero vale la pena. ¡No compliques el proceso tratando de romper 3 patrones diferentes a la vez! Para atar las cosas bastante bien, la combinación de los dos puntos anteriores puede llevar al éxito en este. Si está tirando demasiado temprano en el arranque, sea paciente con el levantamiento y mantenga los brazos rectos hasta el último momento posible. Dedique tiempo antes y después de la clase a trabajar para corregir el hábito defectuoso. NO se concentre en él por un día y luego regrese al mes siguiente. Dedique días consecutivos, tal vez incluso una semana, a trabajar en esta parte de su levantamiento y estará agradecido por el esfuerzo adicional que decidió realizar.

La perfección en CrossFit es imposible. Incluso la élite pasa innumerables horas trabajando para refinar y perfeccionar su oficio. No espere poder lograr todas sus metas a la vez, ¡o tal vez incluso después de un año! Se sorprenderá de cómo reducir sus objetivos a uno o dos puede ser mucho más fructífero. Había luchado con los muscle-ups durante un año sólido, pero solo recientemente dediqué mi tiempo a trabajar en las progresiones necesarias para ser más eficiente en el movimiento. Un mes más o menos de trabajo de musculación antes y después del WOD y ¡listo! El muscle-up se logró. Como CrossFitters, siempre tratamos de ser eficientes con nuestros movimientos; también debemos aplicar esta filosofía a nuestros objetivos.

Deja un comentario